“¿Qué debería comer?” Es una pregunta simple. Pero con tantos consejos contradictorios en nuestra cultura, se ha vuelto progresivamente frustrante seguir una dieta en particular en un esfuerzo por llevar una vida más saludable. Incluso si legítimamente quieres comer “mejor”, eventualmente puedes bajar los brazos y rendirte a tu dieta anti-nutricional cargada de tóxicos. Pero hay esperanza…

Mosaic Health ha consultado con varios expertos líderes en nutrición y ha sintetizado lo que se cree que es una guía sencilla para comer bien. En lugar de proporcionarte una lista de alimentos que puedes comer y alimentos que debes evitar, tienes varios principios como guía para consultar.


Objetivos

Come verduras, grasas saludables (por ejemplo, mantequilla derivada de animales alimentados a base de pasto, aceite de coco, ghee) y proteínas de alta calidad (por ejemplo, carne de res alimentadas con pasto, huevos de campo y pescado bajo en mercurio). Consulte la LISTA DE ALIMENTOS para obtener las mejores opciones de calidad.

Reduce (o elimina) el azúcar. Esto incluye jugos de frutas y bebidas deportivas que contienen jarabe de maíz con alto contenido de fructosa. Come almidones moderados (por ejemplo, trigo, arroz, maíz, papa) y limita el consumo de fruta a un par de porciones por día (elije frutas bajas en fructosa como bayas (frutos rojos) y cítricos antes que sandía y manzanas).

Cocina ligeramente (o come crudo). Incorpora agua, mantequilla o aceite de coco en tu cocina siempre que sea posible y usa bajas temperaturas. No uses el microondas ni una freidora.


Recomendaciones

Elimina el gluten. Esto incluye pan, cereal y pasta. No cometas el error de recurrir a la comida chatarra sin gluten, que puede ser casi tan mala como el resto.

Elimina granos, aceites derivados de granos y aceites vegetales. Estos incluyen maíz, soja y canola. Elimina los aceites poliinsaturados inestables (por ejemplo, nuez, lino y aceite de maní). Elimina todos los aditivos sintéticos, colorantes y saborizantes. Esto incluye aspartamo, glutamato monosódico, colorantes y saborizantes artificiales.

Reduce las legumbres. Esto incluye cacahuates, frijoles y lentejas. Si comes frijoles, enjuaga, germina (o fermenta) y cocínalos. Retira todo lácteo procesado, homogeneizado y/o pasteurizado. Los productos con alto contenido de grasa pueden pasteurizarse, pero deben ser derivados de animales alimentados a base de pasto. La mayoría de la gente tolera bien los lácteos enteros proveniente de vacas alimentadas con pasto.

Agrega especias y otros condimentos, preferentemente especias a base de hierbas frescas como el tomillo y el romero antes que polvos.


Perspectiva

Pequeñas variaciones no quieren decir fracaso. Si absolutamente debes tener algún tipo de comida chatarra, entonces cómela, y no actúes como si hubieses fallado, pero ten en cuenta que cuanto más aventures, menos te beneficiará, por el contrario, cuanto más te apegas a los principios de la dieta, más saludable serás.

No cuentes las calorías en un intento de perder peso, come hasta saciarte y luego detente. Intenta no comer bocadillos.

“No tengo tiempo” no es una excusa. Nutrir tu mente y cuerpo no es opcional. Si eres relativamente consistente, desarrollarás gradualmente un estilo de vida de baja inflamación, alto rendimiento y alta energía. Si no tienes tiempo para cuidarte ahora, necesitarás tomarte un tiempo para enfermarte más adelante.


Descarga la versión PDF aquí: Guía Simple de Nutrición


SOLICITUD DE CONSULTA

Elige todos los que apliquen

Idioma