¡No te quedes ahí sentado!

¿Estás familiarizado con esa estimulante sensación de llegar a casa al final de un largo día de trabajo mientras te hundes perezosamente en tu silla favorita, levantas los pies y te relajas? Admítelo, junto con acostarse, sentarse es una de las posiciones más cómodas. Desafortunadamente, ya no es sólo el final del día cuando las comodidades de sentarse reinan.

Nuestra sociedad está produciendo algunas de las personas más sedentarias en toda la historia de la humanidad y en realidad hay una buena razón para este fenómeno. Nos sentamos para realizar muchas tareas, como conducir, trabajar en la computadora, escribir o crear dibujos detallados. Un empleado de oficina promedio pasa aproximadamente seis horas sentado cada día en un escritorio. Además, sentarse requiere menos energía que pararse y ayuda a estabilizar el cuerpo.

Sin embargo, sentarse tiene sus desventajas. Por ejemplo, se sabe que sentarse durante más de una hora consecutivamente contribuye a los riesgos de enfermedades del corazón. Algunos han descrito la epidemia de sentarse de nuestra cultura con una nueva y tonta frase que es innegablemente llamativa, aunque algo exagerada: “Sentarse es el nuevo hábito de fumar” 1

¡No te quedes allí parado!

Entonces, si sentarte todo el día es malo para tu salud, el remedio debe ser estar en pie, ¿verdad? Sin embargo, si todo lo que estás haciendo es reemplazar sentarte con estar de pie, en realidad no estás haciendo ningún favor a tu cuerpo. Según el profesor Alan Hedge, en el Departamento de Diseño y Análisis Ambiental de la Universidad de Cornell, estar de pie todo el día no es mejor que estar sentado todo el día. De hecho, esto trae una gran variedad de factores de riesgo. Por ejemplo, pararse demasiado puede comprimir la columna vertebral y provocar problemas en la parte inferior de la espalda2 con el tiempo. También puede aumentar el riesgo de arterias carótidas, venas varicosas, trombosis venosa profunda y otros problemas cardiovasculares, ya que el corazón tiene que trabajar contra la gravedad para mantener la sangre fluyendo hacia arriba desde los dedos de los pies.3

Por lo tanto, permanecer de pie todo el día es tan poco saludable como estar sentado. Además, el rendimiento de muchas habilidades motoras finas también se reduce cuando las personas se paran en lugar de sentarse. Muchas personas optan por ponerse de pie para trabajar porque requiere más actividad muscular y quema aproximadamente un 20% más de calorías, sin embargo, ese mayor gasto de energía por estar parado también ejerce una mayor presión sobre el sistema circulatorio, las piernas y los pies.

¡Muévete!

Si bien cada posición tiene sus ventajas y desventajas, ni la posición estática, ni la posición sentada se recomiendan por mucho tiempo. Simplemente no importa si estás de pie o sentado, si lo haces estáticamente tu cuerpo sufrirá las consecuencias. Necesitas moverte, el movimiento es importante para la circulación de la sangre a través de los músculos. ¡Y moverse es gratis!

Los ergonomistas (una palabra elegante para estudiar la eficiencia en un entorno de trabajo) recomiendan que, en lugar de sentarse estáticamente, uno se pare y mueva durante el día, preferiblemente de 1 a 2 minutos por cada 20 a 30 minutos de estar sentado. Los descansos frecuentes durante el día mejoran los niveles de comodidad, el rendimiento laboral y reducen los riesgos de lesiones musculoesqueléticas. 4 Alternar entre dos posturas permite aumentar los intervalos de descanso de partes específicas del cuerpo y la reducción de muchos factores de riesgo potenciales. 5 Pasar de estar sentado a estar de pie con frecuencia durante todo el día erradica por completo cualquiera de los supuestos factores de riesgo asociados con sentarse o pararse.

¡Es más simple de lo que crees! La investigación muestra que no es necesario hacer ejercicio vigoroso (por ejemplo: saltos de tijera) para obtener los beneficios, simplemente caminar es suficiente. Puedes comenzar formando un patrón de movimientos simples en tu lugar de trabajo (por ejemplo, caminar a una impresora, fuente de agua, hacer una reunión, subir escaleras, caminar por la oficina, estacionar un poco más lejos del edificio), incluso si sólo te mueves, hasta el más micro movimiento te dará algún valor.

Lo peor que puedes hacer es permanecer en una misma posición. Con el tiempo, tu cuerpo desarrollará lentamente desequilibrios musculares que darán lugar a distorsiones posturales y dolores persistentes que, si no se controlan, empeorarán. Es por eso que valoramos mucho la realización de evaluaciones de postura en cada consulta. ¡Creemos que realmente es así de crítico!


Solicitar Consulta

Elige todos los que apliquen

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Idioma